Un interiorista debe convertirse no solo en diseñador sino también en hábil comunicador, capaz de transmitir ideas, motivar e interactuar con la parte contraria. Y es precisamente de esos medios gráficos, verbales y no verbales, que utiliza el interiorista para comunicar, transmitir, motivar e interactuar, de lo que trata la presente asignatura.